En la diabetes, la insuficiencia de magnesio es común, como parte del "equipo" de magnesio, calcio y vitamina D, si se ingieren logran ayudar a controlarla y/o prevenir las complicaciones.
Se puede ingerir magnesio en forma de suplemento sin afectar el tratamiento médico, ayudando a reducir los niveles de glucosa más eficazmente.



En estudios realizados los pacientes diabéticos muestran concentraciones en sangre bajas de magnesio. Oscilan entre el 25% al 30% de ellos presentan hipomagnesemia, lo cual aumenta la resistencia a la insulina y por lo tanto afecta el control de la azúcar en sangre (Tosiello 1996). Otros estudios han aumentado estos datos:

En los estudios NHS y el HFS llevaron a cabo el seguimiento de 170.000 médicos a través de formularios de preguntas que respondían cada 24 meses. Dentro de la dieta, se obtuvieron datos de suplementos nutricionales. Dentro de estos estudios, se le dio seguimiento a un subgrupo de 127.000 participantes que no contaban con historia basal de diabetes, enfermedades cardiovasculares, o cáncer, para evaluar los factores de riesgo con respecto a la diabetes tipo 2. Después del tiempo de seguimiento, aumento el riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2 en los individuos que ingerían menos magnesio (López-Ridaura et al. 2004).

En otro estudio similar pero hecho con mujeres, el Iowa Women’s Health Study asimismo llegaron a conclusiones similares, una ingesta de fibra dietética  y cereales integrales con suplementos de magnesio disminuye el riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2 en mujeres mayores (Meyer et al. 1999).

En un sub-estudio en el Women’s Health Study llevado a cabo con 40.000 mujeres dándoles un seguimiento durante 6 años, encontró que el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 es mayor en las personas con sobre peso que ingieren bajas cantidades de magnesio (Song et al. 2003).
De este estudio se desprende la recomendación de que un incremento en el consumo de fuentes de magnesio tales como los cereales integrales o las verduras es una medida eficaz en la prevención de esta afección.

El uso de suplementos de magnesio tiene una relación directa sobre la diabetes tipo 2 revelan los estudios clínicos realizados hasta la fecha establecida presentando resultados contradictorios. Unos insinúan que los suplementos de magnesio mejoran la asimilación de la insulina y el control de la azúcar en sangre en la diabetes tipo 2 (Rodríguez-Morán 2003, Yokota 2004), sin embargo de manera general, recomiendan la necesidad de llevar a cabo investigaciones adicionales para obtener una mejor explicación de las relaciones entre niveles en sangre de magnesio, la ingesta y diabetes tipo 2.
En 1999, la American Diabetes Association (ADA) pronunció recomendaciones nutricionales para los pacientes con diabetes donde planteaban que "la evaluación rutinaria de los niveles en sangre de magnesio y recomendaba que en los pacientes con alto riesgo de deficiencias de magnesio. Estos niveles plasmáticos deberían ser rectificados si la hipomagnesemia es comprobada" (American Diabetes Association 1999).

Los investigadores en un muy reciente estudio estudiaron el consumo de magnesio y el potencial riesgo de diabetes en 4.500 personas sin diabetes al inicio del estudio. Las participantes con el mayor consumo de magnesio (200 miligramos por cada 1.000 calorías consumidas) poseían casi el 50% menos de posibilidades de desarrollar diabetes que las que consumieron 100 miligramos por cada 1.000 calorías. El estudio también demostró que a medida que se aumentaba el consumo de magnesio, había menores niveles de inflamación y menos resistencia a la insulina. (Dae Jung Kim, 2010). 

El magnesio interviene claramente en el tono vascular, las variaciones del Mg extracelular son capaces de cambiar la formación y liberación de óxido nítrico (NO), perturbando el tono del músculo liso arterial. Diferentes estudios in vivo en humanos han confirmado que la suplementación oral o parenteral de  Mg produce vasodilatación dependiente del endotelio. En un estudio con 60 pacientes ancianos y con diabetes, el grupo que ingirió un suplemento con pidolato Mg acrecentó de manera significativa la concentración de iones Mg y optimizó significativamente la dilatación post-isquémica mediada por el flujo dependiente del endotelio. (Barbagallo 2010).

Mecanismo. El magnesio es un cofactor de diversas enzimas implicadas en el metabolismo de la glucosa. El magnesio posee un papel significativo en la acción de la insulina y la insulina incita la absorción de magnesio en los tejidos sensibles a la insulina. Variación de la respuesta biológica a la insulina se le conoce como resistencia a la insulina.

De esta manera podemos entender los mecanismos que están implicados entre el magnesio y la resistencia a la insulina,  así como la concentración de magnesio en los pacientes con diabetes tipo 2 existe una asociación inversa entre el magnesio en el plasma y la resistencia a la insulina debido a los cambios intracelulares. El magnesio es necesario para el uso adecuado de la glucosa y la asimilación de la insulina. Variaciones metabólicas en el magnesio celular, que puede desempeñar el papel de un segundo emisario para la acción de la insulina, contribuyen a la resistencia de la misma. (Takaya 2004).

Donde lo podemos encontrar de manera natural

  • En el cloruro de magnesio
  • Cacao
  • Las semillas
  • Frutas secas
  • Germen de trigo
  • Levadura de cerveza
  • Cereales integrales
  • Legumbres
  • Verduras de hoja.
  • También se encuentra, pero en menor cantidad, en carnes, lácteos y frutas.

Para mejorar la absorción en Sales de Schussler existe  Magnesia Phosphorica, la cual ayuda a incrementar la asimilación de magnesio disminuyendo las deficiencias de manera natural.

Puedes encontrar los muchas recetas nutritivas en http://www.marcobeteta.com/ sobre todo de comida Mexicana.


Publicar un comentario Blogger

 
Top